Más de 1.000 años nos contemplan


El CastilloEl Castillo

El Castillo de San Marcos se encuentra en El Puerto de Santa María; es una fortaleza que data del siglo XIII, y fue mandado construir por Alfonso X el Sabio.

La historia de El Puerto de Santa María se remonta a un asentamiento griego en el siglo XI antes de Cristo, aunque el lugar comienza a tomar importancia en el siglo I antes de Cristo, cuando los romanos desarrollan Portus Gaditanus. De hecho, parte de los cimientos del Castillo y las columnas de la sala principal provienen de edificios romanos de esa época.

Pero el hecho más importante en la historia del Castillo tuvo lugar en 1264, cuando Alfonso X incorporó la aldea al Reino de Castilla, en el proceso de la Reconquista.

Alfonso X atribuyó la incorporación de la aldea a su reino a un milagro de la Virgen. Cuando Alfonso X se dirigía hacia el lugar, temía no contar con fuerzas suficientes para derrotar a los árabes, así que encomendó el resultado de la acción a la Virgen.

Cuando Alfonso X se hizo con la localidad, la renombró como Santa María de El Puerto, y remodeló la mezquita que existía, convirtiéndola en una iglesia-fortaleza, el actual Castillo. El rey llevaba consigo una imagen de la Virgen, y la instaló en esta nueva iglesia-fortaleza.

Tras diversas vicisitudes, en el siglo XIV la villa de El Puerto pasó a ser señorío de la casa ducal de Medinaceli, y con ella este Castillo. En ese momento se traslada la Virgen de los Milagros a la recién terminada Iglesia Mayor Prioral.

En el siglo XV la fortaleza fue escenario de los preparativos de uno de los hechos más extraordinarios de la historia: el descubrimiento de América. El duque de Medinaceli alojó en el Castillo a Cristóbal Colón para que desarrollase su proyecto de expedición.

A Colón le acompañó Juan de la Cosa, navegante y autor del famoso mapamundi, una réplica del cual podrás admirar durante la visita.
La denominación de Castillo de San Marcos data de principios del siglo XVIII, y fue a mediados del siglo XX cuando se le dio su fisonomía actual, y fue designado como Monumento Nacional. Desde 1959 es propiedad del Grupo Caballero.